La educación inclusiva es uno de los mayores retos que la comunidad educativa tiene por delante. Esta depende de muchos y muy variados factores, los cuales pueden ser: el contenido del curso, los métodos de enseñanza, la organización de clase, entre otros.

inclusión en el aula

No hay que escatimar en esfuerzos cuando de inclusión en el aula se trata, es posible hacer de la inclusión algo tan común que llegue el momento donde ni siquiera se hable del tema.

Cuando se tiene el reto de lograr un aula inclusiva hay que empezar por reflexionar sobre cómo es nuestra aula, cómo son nuestros estudiantes y cómo enseñamos. No es empezar de cero, sino de innovar nuestra práctica para introducir aquellos elementos que garanticen o mejoren los aprendizajes de todos los estudiantes, lo que incluye alumnos con diferentes necesidades especiales.

Cuando se tiene el reto de lograr un aula inclusiva hay que empezar por reflexionar sobre cómo es nuestra aula, cómo son nuestros estudiantes y cómo enseñamos. No es empezar de cero, sino de innovar nuestra práctica para introducir aquellos elementos que garanticen o mejoren los aprendizajes de todos los estudiantes, lo que incluye alumnos con diferentes necesidades especiales.

Es por eso que en esta ocasión te compartimos algunos consejos que te ayudarán a tener una clase más inclusiva.

Evaluate primero

Reflexiona sobre tu propia práctica y sobre el modelo de Educación Inclusiva que quieras poner en práctica en tu salón de clase. Identifica lo que ya lograste y lo que todavía tienes que cambiar.

aprender a identificar las características de tus alumnos

Identifica a cada uno de los alumnos

No todos los alumnos son iguales, no todos se encuentran en la misma situación o reaccionan de la misma forma. Acércate a ellos, conoce sus necesidades e identifica sus posibilidades. La observación es clave en este proceso y debe ir acompañada de una evaluación que lo corrobore.

Utilizas métodos de aprendizaje activos

Las métodos que promueven la participación del alumnado con la realización de actividades reales, actividades con contenido significativo que fomentan el pensamiento crítico y colaborativo, permiten que los estudiantes sean los protagonistas de su propio aprendizaje y que cada uno aporte lo mejor que tiene.

evalúa de formas diferentes

Evalúa diferente

Enfoca tu evaluación en base al aprendizaje y no a una sanción, la evaluación tradicional no siempre es la más efectiva cuando de aprendizaje se trata, no todos los alumnos aprenden igual y por lo mismo, sería injusto evaluar a todos por igual. Trata de tener una evaluación justa en base a objetivos y no a un número.

haz cambios graduales que lleven al éxito

Cambios graduales

No trates de introducir muchos cambios a la vez, trata de  ir mejorando pero no a un ritmo desenfrenado, no todos los alumnos aprenden al mismo tiempo. Date el tiempo de apoyar a los que tengan más dificultades. Haz cambios secuenciales: la organización, las tareas, los contenidos, una materia, etc.

Participación familiar

Los familiares conocen muy bien a los alumnos, ellos pueden ayudarte a descubrir cómo trabajan de una manera más eficaz y pueden ser un recurso muy valioso para un maestro que está buscando diseñar un aula inclusiva. Establece con ellos una relación de confianza, manteniéndolos bien informados de todo lo que sucede dentro del aula y pidiendo su compromiso para conseguir algunos de los objetivos del curso.

Es importante orientar a las escuelas al bienestar de todo alumno, y entender que ellos son un  factor muy importante de la  transformación social, donde cada individuo tiene algo que aportar y al mismo tiempo crecer como persona mediante su interacción con los demás.

Y tú, ¿Qué haces para hacer tu aula más inclusiva?

Icons made by geotatah from www.flaticon.com is licensed by CC 3.0 BY

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *